Sentirse alguien para alguien

Hoy David me hablaba de cuando estaba en la calle. De eso ya hace bastante tiempo, pero David no lo ha olvidado y de vez en cuando reflexiona sobre ello. Hoy su reflexión tenía un espectador muy interesado que escuchaba y sentía a través de sus palabras: yo.

¿Cómo podemos ayudar a una persona sin hogar? ¿Qué hacer? ¿Cómo intervenir? Yo creo que lo primordial, ante todo, es mantener la calma. ¿A qué me refiero? Pues a la diferencia entre lo importante y lo urgente. Una persona sin hogar, que está mal viviendo en la calle presenta muchas carencias, para nosotros totalmente básicas y primordiales: lo primero, un techo. No tener que dormir al raso. Añadido a esta necesidad básica está también la comida, la higiene personal, la atención médica…. Todo esto es lo urgente, lo que nos hará correr o nos impacientará para empezar a atender a la persona en estos aspectos. Pero ¡sorpresa! La persona ni quiere una ducha caliente, ni un techo, ni quiere escuchar más nuestros ofrecimientos…. ¿Qué raro no? Con lo sucio que va, ¿cómo no acepta una ducha? Con el frío que hace, ¿por qué no acepta nuestro ofrecimiento de dormir en una pensión? Pues es que nos hemos dejado un pequeño gran detalle: tener en cuenta lo importante. Es decir, empezar por la base.

Me explico. Para eso nos tenemos que imaginar la situación: una persona que hace años que vive en la calle. Una persona que hace años que es invisible para el resto de la sociedad. Una persona que hace años que está excluída, al margen, como si no existiera. Una persona que abandonada por la sociedad, se ha abandonado por completo.

¿Qué puede necesitar esta persona? Sí, claro, todo lo nombrado un poco más arriba: la ducha caliente, el techo, la comida… Pero antes, para esta persona será más importante sentirse alguien para alguien. Volver a sentir que su existencia importa a alguien. Recuperar la autoestima hacia uno mismo. Esto es la base. Por aquí hay que empezar, dedicando el tiempo que haga falta. Porqué es a través de la relación con el otro cuando la persona vuelve a sentirse alguien. Porqué se siente arropada, acogida, apreciada. Siente que importa y a partir de aquí vuelve a importarse a sí misma.

David me hablaba de eso: de sentirse arropado. En un momento dado se sintió arropado y esto fue básico para salir de la calle.

Cada día aprendo más cosas. Y es a través de ellos. De escucharlos, de sentir sus vivencias, sus experiencias. Son ellos los que me enseñan y me guían. Porque ellos lo han vivido, lo han sentido, lo han sufrido. Y saben mejor que nadie qué se siente. Y qué es lo importante y qué es lo urgente.

Gracias.

Anna Skoumal

Anuncis

Quant a todoeltiempodelmundo

Soy Miquel Julià. Dicen que soy educador, pero en realidad soy persona. Mi quehacer discurre entre otras personas, en la calle, en hospitales,... Personas que se han visto arrojadas a vivir una situación de sin hogar. Miembro de Arrels Fundació. Barcelona
Aquesta entrada ha esta publicada en Historias sentidas. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

4 respostes a Sentirse alguien para alguien

  1. Completamente convencido con la exposición que hace Anna en cuanto a que lo importante es llegar a sentirse alguien para alguien.
    Y rizando un poco más el rizo en el pensar sobre el propio quehacer de cada uno, es decir, planteándose un poco que es y que ha de ser eso de la Acción Social, me atreveria a lanzar que…

    … Cada día aprendo más cosas. Y es a través de ellos,… y es a través de mi mismo.
    De escucharlos, de sentir sus vivencias, sus experiencias. y de ahí de escucharme a mi mismo, de sentir en mi mismo esa vivencia del otro, de experimentarlo en mi persona.
    Y es que en el acto de sentirte me estoy sintiendo a mi mismo.
    Son ellos los que me enseñan y me guían. Y soy yo el que me enseño a mi mismo, el que me aprendo continuamente a través de la experiencia que tu y yo intentamos estar compartiendo.

    Miquel Julià

  2. Miguel Virto ha dit:

    Eres tan clara, que no puedo ni tan siquiera hacer un comentario. Pero estoy contigo.

  3. JM ha dit:

    Como dice el Sr. Virto, es realmente difícil hacer ningún comentario a tan preclara exposición, más que difícil es que está todo dicho.
    Todos, absolutamente todos, necesitamos del otro, y eso es lo más importante. Nadie puede amar si antes no ha sido amado, el niño aprende lo que es el amor grácias a la madre y al padre. De la misma forma cualquiera de nosotros necesitamos que se nos quiera para poder querer.
    Y como colofón me remito al poema que está publicado en la página principal de la web de Arrels Fundació, publicado por el Sr. Virto, del cual me permito copiar el último verso:

    Con dinero se pueden hacer muchas cosas,
    pero ¡no todas! ¡Ni las más importantes!

    JM

  4. María ha dit:

    Bien, bien, bien, Anna, algunas frases no tienen desperdicio.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s