Ese trozo de acera pisoteado es mi casa

Muchas veces hemos comentado por el respeto que ha de merecernos ese pequeño espacio de calle del que se sirve una persona para vivir. Acostumbramos siempre a preguntar por si podemos permanecer ahi unos momentos de compartir, antes de que la persona tenga la sensación de que estemos invadiendo su espacio vital.

Es curioso. Una vez hemos pedido permiso para invadir ese espacio temporalmente, muchas veces se nos contesta: – Pero si la calle es de todos!!!, o bien, – Peró si el banco es público!!. Si!. Nosotros, al hacer calle, ya sabemos que ese espacio ocupado es público, pero aun así debemos preguntar. Por respeto hacia la persona que ocupa ese espacio. Por el convencimiento que, aunque ese trozo de acera o de banco del parque sea público, en estos momentos hace de hogar para una persona que está en dificultades.

Marisol y Anna Maria hablan en los siguientes escritos, precisamente, de lo que ocurre cuando uno de estos espacios ocupados por una persona en situación de sin hogar es desalojado por que se hacen obras en la vía pública o por cualquier otro motivo. Ellas nos hacen ponernos en el lugar de la persona que pasa ese trance.

Han desnonat en Sergi

Els voluntaris que visitem a les persones que viuen al carrer, el primer que diem es que al acostar-nos-hi ho tenim que fer amb molt de respecte ja que allò (sigui el que sigui) es casa seva.

En Sergi vivia a una entrada d’emergència, seia en una cadira plegable (fins que se li va trencar) amb una gran bossa negra d’on treia diferents estris per arreglar i dels que tenia inclòs els esquemes elèctrics, i envoltat de diverses bosses de súper.

Al seu davant tenia un got, on la gent al passar li anava deixant alguna monedeta i, com que es un carrer molt concorregut,” deu ni do.”

Però a Sergi l’han desnonat, han fet obres, hi ha un guarda de seguretat i ell hi fa nosa.

Ara Sergi està a l’altre cantó de la vorera, assegut sobre la seva gran bossa negra i les bosses de súper, però ja no te el got, no tindria sentit. Entre les motos, quasi no se’l veu, i seu amb el cap entre les mans, mirant de reüll el que va ser casa seva.

Marisol Alafont

Setembre 2007

Referent en Sergio la realitat és tal com l’ha descrit la Marisol. S’ha convertit, o l’han convertit, en l’home invisible, l’home que queda confós entre la caseta de l’ONCE i el parquing de bicicletes, l’home que es convertirà en una rajola més del carrer. Sentat sobre la seva bossa negre,
amb quatre bosses del super al davant i el seu cap qui sap on.

Anna Maria

Setembre 2007

Anuncis

Quant a todoeltiempodelmundo

Soy Miquel Julià. Dicen que soy educador, pero en realidad soy persona. Mi quehacer discurre entre otras personas, en la calle, en hospitales,... Personas que se han visto arrojadas a vivir una situación de sin hogar. Miembro de Arrels Fundació. Barcelona
Aquesta entrada ha esta publicada en Haciendo la calle. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Ese trozo de acera pisoteado es mi casa

  1. José Enrique ha dit:

    No he podido contactar contigo, no encuentro tu correo en tu web, quería informarte que tu blog ha sido incluido en “Anillo Solidario” una iniciativa que reforzará la solidaridad de los blogs en Internet, por favor ponte en contacto conmigo en joseenrique(a)gmail.com indicando en el texto del mensaje tu blog te va a gustar esta idea, esta teniendo gran aceptación.

    http://ummep.lynksee.com/blog/2007/10/08/anillo-solidario/

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s