Una residència vol dir necessitats cobertes? Iª part

A vegades es fa dur visitar persones que s’allotgen a residències de gent gran.

No. Algunes vegades, no… Sovint!, és bastant angoixant. Tot i que la persona gaudeix de tenir les necessitats cobertes, cosa que potser abans li mancava, allotjar-se a una residència suposa una pèrdua de llibertat, haver de compartir amb altres persones el que hom s’adona que és el final de la vida,…

Us presento dos escrits d’Ana Mª i Marisol que traspuen aquest sentiment d’angoixa i impotència en la visita que van fer a una persona ingressada a una residència. Els escrits figuren en els dos posts següents al present.

Com sempre, a partir d’aquests escrits, us convido a iniciar un diàleg-discussió dels diferents punts de vista que puguin sorgir.

D’entrada, les respostes que formulen Anna Skoumal i Enrique Richard a partir dels escrits originals d’Anna Maria i Marisol valen molt la pena de llegir.

Visita a Benjamin Barrado a la residència.Anna Mª Piqué

Visita a una residència. Marisol Alafont

La sensibilitat expressada. Anna Skoumal

El dedo en la llaga. Enrique Richard


Anuncis

Quant a todoeltiempodelmundo

Soy Miquel Julià. Dicen que soy educador, pero en realidad soy persona. Mi quehacer discurre entre otras personas, en la calle, en hospitales,... Personas que se han visto arrojadas a vivir una situación de sin hogar. Miembro de Arrels Fundació. Barcelona
Aquesta entrada ha esta publicada en Colaboraciones, Historias sentidas. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Una residència vol dir necessitats cobertes? Iª part

  1. enrique richard ha dit:

    Quienes conocemos a Benjamín, sabemos de su carácter: no es ni el más amable, ni el más simpático. Es exigente y poco agradecido –aparentemente-. Pero fue en el equip de carrer y en Arrels en quienes Benjamín confiaba, a donde volvía para ducharse y a quienes, al final de un largo proceso y con gran sorpresa para todos, solicitó entrar en una residencia. No me sorprende la rabia y la impotencia que cuentan Marisol y Ana Mª. A nadie de los que estamos en primera línea nos debe de extrañar, aunque sí doler y mucho. Pero, ya se sabe, las residencias, las administraciones juegan con presupuestos y, personas como Benjamín, rompen cualquier proyecto, disparan los gastos y queman a cuidadores que trabajan en situaciones precarias y muchas veces abusivas. Supongo que la opción de Arrels por los peores no es fácil de llevar a cabo, ni es algo que se suela dar en las instituciones, porque, entre otras cosas, la mirada de Arrels rompe esquemas: Los reglamentos internos se han de adecuar a las necesidades de las personas concretas, el personal ha de ser más numeroso y más vocacional, los presupuestos más amplios y las personas queridas.
    Arrels hasta ahora ha hecho lo que tenía que hacer: denunciar, criticar o, si más no, aceptar a regañadientes situaciones similares a las de Benjamín. No te queda más remedio que conformarte, porque sabes que no tienes soluciones que ofrecer: No existen actualmente instituciones que den respuesta a este tipo de personas; los programas de pisos no contemplan el seguimiento de personas con estas características -¡y ojo con los vecinos!-; de las pensiones los echan… Y sólo queda la administración que los recoge y los aparca para que hagan el menor ruido posible como casos perdidos. Todos sabemos de personas concretas que conocemos, que están en seguimiento por Arrels y que, como Benjamín, tirados entre los tirados, vuelven y esperan de Arrels algo más que lo que reciben por otros sitios. Y no les podemos ofrecer nada nuevo, que les ayude a crecer en su dignidad…
    Y yo me pregunto: ¿Quizá la Llar Pere Barnés sea un punto de inflexión en donde, personas como Benjamín puedan vivir y crecer? ¿Hubiese sido La Llar Pere Barnés la vivienda que hubiese querido el propio Pere Barnés y tantos otros que como Benjamín, son expulsados y rechazados? ¡Ojalá, que a partir de que la Llar abra las puertas, Arrels pueda seguir dando ejemplo de otras maneras de actuar con los sense sostres diferentes a lo que se lleva! Y ¡ojalá, pueda poder seguir denunciando la forma de hacer de otras instituciones… ¡

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s